Elegía de invierno

Aquí os dejo el tema de Cinema Paradiso que me inspiró este texto y que, si queréis, puede acompañar vuestra lectura.

A mi abuelo Manuel, que se fue sin saber de mí, y ni siquiera pudo ver el tímido regreso de la primavera después del largo invierno que le toco vivir… Por él yo respiro ahora todas las flores, y hago, de la palabra libre, mi única bandera.

» se me ha muerto como del rayo…»
M. Hernández

Como del rayo sí, como del rayo
le arrancaron de aquellos que le amaban,
una fría mañana de febrero
(dolor de invierno, lluvia en los semblantes,
gafas oscuras arrastrando el paso
camino del pequeño cementerio…)
Una vida truncada, en blanco y negro,
daguerrotipo cruel de una derrota.
No pudo con las penas su persona.
Se apagó su sonrisa entre barrotes,
se marchitó la savia de sus venas,
y lloraron su muerte
los álamos del río
que conduce a la casa de la infancia.
Con él se fue el olor a hierbabuena,
a azahar, a tomillo y a albahaca.
Con él se fue la risa,
las mariposas blancas en su pelo,
los tangos de Gardel, y las mañanas.
Con él se fueron todas las palomas
y el aire se hizo denso, irrespirable.
Su voz de plata y luna
se quebró para siempre.
Las madres tejedoras,
envueltas en harapos
de odio eterno y venganza,
cortaron sin piedad el frágil hilo
que le ataba a los suyos,
a la vida de escarcha,
de flor nocturna y frágil
que le tocó vivir.
Se lo quitaron todo,
la hacienda, la alegría,
la honra, la esperanza.
Le quedó la palabra, la poesía.
y escribiendo, escribiendo
se fue volviendo agua,
se fue volviendo humo,
transparente papel, hoja caduca.
Se murió en hombre digno,
con su sonrisa puesta y sus ropas humildes,
en su pequeña casa,
con un viento invernal
y un profundo desánimo.
Una triste mañana de febrero,
en un Madrid tendido hacia el futuro,
se abandonó a la muerte…
Cansado de esperar la primavera.

30 opiniones en “Elegía de invierno”

  1. ¡ Cuánta emoción guardan tus versos! Me parece estar ahí en uno de esos tristes entierros de la posguerra, donde las familias venidas a menos sobrellevaban como podían sus penurias económicas, su derrota y su humillación…
    Siento que tu abuelo no llegara a conocerte, pero estáis unidos por los versos para siempre.
    Un beso

  2. Al final solo quedan las palabras, los recuerdos, la belleza de las pequeñas cosas… que no es poco.
    y el olor de esas hojas secas y amarillas. Ya veo que tienes una vena antigua como la mía, los poemas de mi abuelo, aquellos que hizo en la cárcel de Sevilla, en el 39 nada menos, siguen rodando en mis nobles intenciones de corazones y cebollas.

  3. Delicioso, sentido. Sí,tu abuelo fue un hombre bueno, un hombre entero.
    Esta contento de tener una nieta que le escribe para que su recuerdo sigua vivo.
    Ya ves que digo (esta) porque sigue con vosotros.
    Un placer leerte.

  4. Preciosas palabras Marisa, me he emocionado al leerlas y no se que ponerte más, pues me he quedado sim palabras… Muy bonita también la musica, triste, pero bonita.
    Un Abrazo muy fuerte.

  5. Gracias mi querida Verónica. me gusta que vengas, leas, comentes, y conozcas esta faceta mía, algo alejada de la que estáis acostumbrados cada día en clase …o a lo mejor no tanto.
    Un abrazo

  6. ¿Estás segura de que se fue? Yo lo he visto, anda por aquí, entre estas palabras y esta música fascinantes. ¿Se fue tu abuelo? No sé, me parece haberlo visto en tus manos que yo no he visto.
    Lo he oído respirar.
    Un beso.

  7. Con la palabra, con la poesía, con la cultura, con las ventanas abiertas, sin miedo, con orgullo, con esperanza… Así me lo imagino siempre que lo evoco mirando las viejas fotografías, o sus libros, o leyendo sus poemas. Gracias por compartir conmigo estos pequeños homenajes que le voy dejando en el camino.
    Un abrazo

  8. Cuando heleído tu poema, mi hija Diana que estaba por allí merodeando, me ha dicho ¿ Es otra versión de Miguel hernández que has encontrado entre tus papelotes? (ya sabes cómo llama ella a mis estudios filológicos)… Ya sé que Diana tiene veinte años, y no es especialista en literatura, pero toma nota guapa, porque ha leído mucho, tú bien lo sabes, y tiene intuición para reconocer lo bello, lo auténtico, lo que llega al corazón como un disparo certero. Y tú llegas, siempre has llegado.No temas a los tiburones ni alos pomposos pedantes académicos, tu vuelas libre y tu cielo es inmenso…

  9. Bueno, bueno, que Hernández son palabras mayores…. Será porque he tomado prestados sus versos para reconstruir mi propia versión de una elegía, y porque lo he leído tanto, tanto, que sus formas y su ritmo están dentro de mí siempre. Ya sé que vuelo libre pero las zancadillas y las mentiras y duelen, y las alas malheridas impiden volar…
    Dale un beso a Diana.

  10. Bienvenido. Es para mi un regalo que un poeta de tu categoría y tu buen hacer me dedique estas palabras. Gracias de corazón. Puedes venir siempre que quieras a enredarte en mis palabras o leer mis poemas en mi otro blog. Un abrazo, te sigo leyendo.

  11. No creo en las casualidades, pero ayer cené con Oscar Santos y hablamos de muchas cosas. Nos preguntamos por nuestras películas preferidas y yo le dije que, sin duda, la mía era Cinema Paradiso. Y hoy me encuentro con ella en tu blogg. Bueno y con un bello poema.

    Gracias por tus comentarios.

    Abrazos y salud.

    pepe

  12. Bellísimo, tierno y duro al mismo tiempo.

    Jo, Marisa, estaba buscando tu enlace para enviárselo al estupendo poeta Miguel Ángel Yusta con el que ayer tomé una cerveza cuando veo que ya os habéis conocido. Genial!!!

    Estas cosas me alegran un montón.

    Besos,

    M

  13. Yo coincido con todo lo que se dice por aquí…y con que tu abuelo está en tí, contigo, en tus palabras y en tus manos, en tu mirada, llenándote de las flores que él no pudo ver, en las risas de tus hijos…cómo está en Pablo, hermana !!.

    Sigo por aquí…me gusta mucho estar contigo.

  14. Un precioso homenaje. Supongo que además de las heridas, heredaste su poesía. Enhorabuena a los dos. Me conmueve pensar que está tan cerca de ti sin haberle conocido. Aunque a veces la presencia no es garantía de conocimiento, siento que no hayas podido besarle y abrazarle. Pero también siento que estas palabras te enredan en él y es uno de esos abrazos que trasciende al tiempo y al espacio.

  15. Así es amiga. siempre ha ido conmigo…»Conmigo vais, mi corazón os lleva» decía machado. Es increíble el poder de la palabra. Gracias. Es muy importante para mí compartir esto con alguien tan sensible como tú.

  16. Hermosamente emotivo, leo estas cosas con un nudo que me ahoga inevitablemente.

    Muchos crecieron sin el calor de los besos, de los consejos y caricias de un abuelo.
    Otros muchos seguimos soñando que un día vuelva alguien diciendonos que es sangre de nuestra sangre, o al menos donde están sus huesos y su sangre.

    Gracias por emocionarme, porque se que sigo vivo.

    Saludos desde El Bierzo.

Responder a carmen Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.