Victoria estival

Vencerá ya el verano, con su lenta pereza, a la siempre inestable primavera… Se sabe tan pleno, tan lleno de promesas, tan jubiloso, que anuncia los placeres de su largo solsticio, ese que hace eternos los días y anheladas las noches, vestido con sus galas de lujuria estival y descanso merecido.
Y le siento llegar, respirando en mi oido su cálido aliento milenario, prometiendo que las horas pasarán lentamente, jugueteando con todos mis sentidos, y despertando todos mis deseos. Yo sé que ha desplegado sus encantos y ahora luce , orgulloso, su merecida victoria pasajera.
Viene hasta mí con su olor a mar y cielo limpio, con sus noches de brisa y su sabor salobre, con las separaciones y los reencuentros, con los lugares nuevos y los ya conocidos, con el verde intenso y el azul detenido,con la espiga de oro y los prohibidos frutos de árboles improbables.
Y le dejó que venza, que inunde cuanto soy y cuanto me rodea, porque el ciclo se cumple y es hora de dejarnos acariciar por el sol.

10 opiniones en “Victoria estival”

  1. Hasta este año no había encontrado la expresión-idea que reflejaba lo que sentía cuando el verano me daba ése no sé qué que multiplicaba n veces mi vitalidad.

    Hace unos días encontré por aquí, entre los amigos blogueros, esa referencia literaria: el verano nos hace olvidar por un par de meses (sobre todo cuando está nuevecito, sin gastar, al principio) esa realidad mortal y farragosa de la vida. Algo así como volver a la juventud dorada. Regresar a la ilusíón sempiterna de la existencia.

    Bienvenido veranito.

    Un beso, amiga.

  2. Me gusta mucho esa visión de la recuperación de la juventud y la ilusión.Bienvenido sea, guapo. ya entré en tu nuevo blog, ¿eh? me gustó verte…

  3. El verano es sol, luz, alegría, a mí me gusta por esto, y por otra parte no me gusta, no sé muy bien por qué, otra de mis contradicciones, me pasa un poco casi como con la navidad, es como si tuviéramos la obligación de estar felices, aunque por dentro nos pueda invadir la tristeza, por fortuna, no es mi caso en este momento. A mí me gusta mucho el otoño.
    Espero que no pase este verano sin que nos conozcamos.
    Un beso, Marisa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.