El espejo roto

 

A veces me siento así, como un espejo roto. Intento recomponer los pedazos, y al intentar buscar mi rostro entre los fragmentos desiguales, el espejo me devuelve una suerte de retrato cubista que en nada se parece a mi verdadero rostro .
Viejos amigos, falsas esperanzas, expectativas huecas y efímeros abrazos, todo yace a mis pies como un espejo roto. Y ya no puedo recuperar, ni tan siquiera, las ganas de tener otro nuevo …
Aceptar, aceptarse, en esta sucesión de momentos posibles que es la vida. Tal vez sea la clave para sobrevivir a los naufragios, y a los fracasos, y a los intereses creados, y a las puertas cerradas, y a los largos silencios, y a las ganas terribles de tirar todas las toallas, y a los espejos rotos … (hechos añicos sobre el mármol frío).

7 opiniones en “El espejo roto”

  1. Frecuentemente yo siento que estoy a punto de romperme pero al final al día siguiente lo veo todo de otra manera, a veces nos exigimos demasiado y somos nuestros peores jueces, un abrazo

  2. He descubierto este blog enredando por la web, y me he quedado prendado. Una bella manera de expresar tus sentimientos. Gracias por compartirlos con nosotros, Marisa.
    Si miras más allá de tu reflejo, comprobarás que está todo aguardándote todavía. Que la sonrisa no se pierde y las cosas buenas te esperan. Y si aún así no consigues verlo, si aún así tu espejo está roto, entonces yo te regalo un nuevo, que no se rompa. Un abrazo.

  3. Es paradójico que sea el espejo una imagen poética tan cabal, cuando es él mismo el que nos devuelve nuestra imagen.
    No es el espejo el que se rompe, sino nosotros mismos en él. El alma rota y destrozada sobre el frío del mármol es más de lo que se puede soportar en el final de la lectura. Cruda y triste.

    Me duele que escribas tan triste, princesa risueña.
    Mi beso, junto a tu impecable texto.
    Laura

  4. Cuando la risa se rompe es bueno fragmentarse. Fragmento a fragmento expulsar esos demonios okupas para, después, reconstruírse. Y volverá la risa, pero auténtica.
    Bss

  5. Creo que ahí está la clave, en aceptarse, y en aceptar lo que la vida nos trae, disfrutando al máximo los buenos momentos y esperando pacientemente que pasen los que no lo son tanto.
    Si me gustan tus poemas, no me gusta menos tu prosa poética, eres genial.
    Espero que esto sea sólo un relato, no un sentimiento.
    Un besazo, preciosa.

  6. Jose Zúñiga dijo

    Cuando la risa se rompe es bueno fragmentarse. Fragmento a fragmento expulsar esos demonios okupas para, después, reconstruírse. Y volverá la risa, pero auténtica.
    Bss

  7. Samuel dijo:

    He descubierto este blog enredando por la web, y me he quedado prendado. Una bella manera de expresar tus sentimientos. Gracias por compartirlos con nosotros, Marisa.
    Si miras más allá de tu reflejo, comprobarás que está todo aguardándote todavía. Que la sonrisa no se pierde y las cosas buenas te esperan. Y si aún así no consigues verlo, si aún así tu espejo está roto, entonces yo te regalo un nuevo, que no se rompa. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.