La puerta


“A todos los que, con sus risas y sus palabras, me han anclado al presente y a la certeza”

Llevaba mucho tiempo llamando a aquella puerta que nadie abría. Tanto, que ni siquiera se había percatado de que dentro no había luz, ni atisbo alguno de vida. Las ventanas permanecían cerradas y el polvo del olvido lo cubría todo. Se sentía huérfana, abandonada, perdida. Acurrucada en aquella puerta , empeñada en aferrarse a las ruinas de un pasado irrecuperable, se dejó envolver por la ceguera y , durante un tiempo, no fue capaz de ver que, frente a ella, una casa nueva, invadida por la luz, las risas y la vida, abría las ventanas para que ella mirase.
Por fin un día abrió los ojos. En medio de la espesa niebla que la envolvía, pudo vislumbrar una luz que se abría paso a duras penas para llegar a ella y acariciar su piel dormida. Consiguió acostumbrar sus ojos ciegos a aquella luz, y, poco a poco, fue dibujando los contornos de una puerta entreabierta por la que se colaba un resplandor dorado.
Se acercó lentamente y, a medida que se adentraba en el umbral, pudo sentir todo aquello a lo que, sin saberlo, había renunciado por su obcecación: la cálida presencia de las cosas presentes; el aliento tenue de la vida que late; el acogedor abrazo de la certeza.

Gracias a la vida, que me ha dado tanto(…)”

d-fm-gracias-a-la-vida.mp3

d-fm-gracias-a-la-vida.mp3

8 opiniones en “La puerta”

  1. Gracias a ti por las maravillosas cosas que cuelgas y tus preciosas palabras. Muchos besos y que pases un feliz fin de semana.

  2. “Perdóname por ir así buscándote
    tan torpemente, dentro
    de ti.
    Perdóname el dolor, alguna vez.
    Es que quiero sacar
    de ti tu mejor tú.
    Ese que no te viste y que yo veo,
    nadador por tu fondo, preciosísimo.
    Y cogerlo
    y tenerlo yo en alto como tiene
    el árbol la luz última
    que le ha encontrado al sol.
    Y entonces tú
    en su busca vendrías, a lo alto.
    Para llegar a él
    subida sobre ti, como te quiero,
    tocando ya tan sólo a tu pasado
    con las puntas rosadas de tus pies,
    en tensión todo tu cuerpo, ya ascendiendo
    de ti misma a ti misma.
    Y que a mi amor entonces le conteste
    la nueva criatura que tú eras.”
    Pedro Salinas

  3. Así es…Nos perdemos en los laberintos persiguiendo el hilo de Ariadna y nos empeñamos en complicarlo todo cuando en realidad ¡la formula es tan sencilla! Pronto haré algo sobre Leopoldo de Luis. Me has despertado las ganas de contribuir a su justo reconocimiento entre los nuevos estudiantes ( y algunos no tan nuevos). Ya te contaré. Un abrazo.

  4. ¡La cálida presencia de las cosas presentes!
    Te regalo a Bobin en este mediodía…
    “Ce qui fait événement, c’est ce qui est vivant, et ce qui est vivant, c’est ce qui ne se protège pas de sa perte”

  5. Pedro Salinas es el poeta de mi despertar a la vida, a la realidad que se esconde en sí misma…
    sé que sabéis hasta qué punto sóis complemento el uno del otro, hasta qué punto vuestra historia va más allá de esta realidad, de qué realidad, de esta ?, o de la que se siente sin saber dónde ?

    Sabiduría entre líneas y a todas luces, es una gozada enredarse por aquí, hermana !, y reafirmo que os quiero, pareja, como si fuérais un maravilloso complemento y vitamina que todavía no conocía !… Confío en que sea contagioso !

    Amig@s de mis amig@s…como dice la canción… son mis amig@s !!. Amor de martes sereno y nublado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.