Las fosas del olvido


flores-en-la-kuneta.jpg Ampliar.
Por Lorca, y por todos los hombres y mujeres anónimos que yacen en cunetas olvidadas.

Que el crimen de Lorca no se olvide; y que sirva de ejemplo y símbolo de todos aquellos que, como él, sufrieron la muerte y la represión (antes y después de aquella «cruzada» contra lo que muchos como él representaban). El impune asesinato de Lorca y su posterior abandono en una fosa común, el doloroso exilio y la muerte en tierras extrañas de Machado y el triste periplo por las cárceles franquistas de Miguel Hernández, de Buero Vallejo o de Victoriano Crémer, son símbolos esclarecedores de la suerte que corrieron los poetas y los intelectuales fieles a los ideales republicanos. Al igual que ellos, miles de hombres y mujeres anónimos tuvieron el mismo fin. Arrojar luz sobre lo que ocurrió, sobre quiénes fueron sus verdugos, sus delatores o sus «jueces», es el mejor homenaje que podemos hacerles. Lorca nos dejo su palabra hecha poesía , y su injusta muerte dejó para siempre
«una brisa triste por los olivos» que las generaciones venideras no deben olvidar.
Imagen: Flores en la cuneta. J. Kalvellido.
Texto: Marisa de la Peña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.