Juegos de niños

Felipe Fernández de Irazu es, además de mi tío y un rostro irreemplazable de mi infancia, un excelente ilustrador. Ahora anda metido en un proyecto que aúna dibujos y recuerdos, y ha plasmado en diferentes ilustraciones el espíritu de su infancia perdida,dejándonos un retrato increíble de aquella triste España que le tocó vivir: la España de posguerra vista con los ojos de un niño. Porque los niños, por muy duros que sean los tiempos, por muy adversas que sean las condiciones, sólo quieren ser niños y jugar, e inventar un mundo en el que merezca la pena ser un pirata, o un soldado, o un caballero… Todos los juegos populares, que aquellos niños flacos que poblaban el Madrid de los años 40 inventaron para poder vivir su infancia, están concienzudamente recogidos en sus magníficos dibujos, y acompaña cada uno con una anécdota personal que nos hace reír, o asombrarnos, o emocionarnos hasta la médula.
La infancia de mi tío, como la de mi padre, como la de tantos niños, fue una infancia en blanco y negro donde las penurias aguzaban el ingenio y la falta de lo más básico se suplía con alegría y mucha imaginación. Pasearse por Monta y cabe es darse una vuelta por lugares que ya no existen, por juegos que ya no juegan nuestros hijos, por costumbres que han desaparecido, y por calles que han cambiado tanto que ahora nos resultan irreconocibles.
La niñez es siempre un rincón al que merece la pena volver, por muy oscuros que fueran aquellos años marcados por el hambre y la represión. Ellos no eligieron su entorno, nacieron allí, en medio del horror y la miseria, pero no por ello renunciaron a vivir haciendo lo único que sabían hacer: jugar y ser niños.¡Ojala aquella pesadilla de miedo, silencio, y criaturas escuálidas no hubiera sido más que un “juego de niños”!¡ Ójala…!

10 opiniones en “Juegos de niños”

  1. Me ha traído muchos recuerdos de mis juegos infantiles. Aunque en mis juegos no aparecen tantos coches, ni tantos niños. Nací en un pueblecito de Toledo, en los 50, y allí la pobreza era mucho más palpable, aunque como tú dices, Marisa, sólo nos preocupabamos de jugar, ajenos a lo que pasaba en el mundo de los mayores.
    Ojalá le publiquen a tu tio muy pronto este estupendo trabajo.

    Un abrazo.

  2. Se ve que en tu familia teneis el arte en la sangre, tu escribes poesías, tu abuelo también escribia poesía, tu prima es ilustradora, y ahora me entero que tu tio también pinta… ¿alguien más?, madre mia que familia jajaja. Ahora ya se porque sabes tanto sobre el tema de la ilustraccion y todas esas cosas.
    Me he pasado por el blog de tu tio y me han gustado sus ilustraciones, ¡Ojala algún día yo pinte así de bien!

    Besossss!!!!

  3. Tienes razón Eusebio, en los pueblos la miseria se aunaba con un mayor hermetismo social, con lo cual la pobreza parecía todavía mayor. Mi tío cuenta anécdotas que te hacen reir y llorar, como cuando llevaban al único niño que podía comer bocadillos de chorizo al Anatómico forense para que , llevado por el asco, soltara el bocadillo y así repartírselo los que más hambre pasaban…¡Qué España! Pero eran niños y tenían derecho a jugar.

  4. Bueno, bueno, qué fabuloso, Marisa. Ahora tengo que hacer un trabajo para mi curso, pero me voy a dar una vuelta por el sitio de tu tío antes de poner a la tarea ¿Publicará esto? Un besazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.