Corazón de invierno

“Hoy estoy sin saber yo no sé como,
hoy estoy para penas solamente
hoy no tengo amistad,
hoy solo tengo ansias
de arrancarme de cuajo el corazón
y ponerlo debajo de un zapato.
(…)
Me sobra corazón.”

M. Hernández

El mundo es ancho y ajeno. Si ya lo decía Ciro Alegría…Salir al mundo hostil sin peto y sin coraza, abandonados a nuestra suerte (o a nuesta desgracia), salir del refugio y dejarse acariciar por la intemperie es siempre un riesgo.
Porque cuando se pone el corazón es difícil salir indemne. Sentimos el zarpazo, el agudo dolor y nos quedamos quietos, ateridos, insomnes. Somos sólo sonámbulos sin rumbo en medio de un desierto, en medio de un tumulto de mil calles sin nombre. Nos palpamos la herida y asentimos. Porque ella forma parte del trato de la vida y, si brota la sangre, es porque el corazón late y ha pagado su precio.
Han llegado las nieves que cubren los caminos y no encuentro el sendero que conduce hasta casa. Los árboles aceptan que han quedado desnudos, desprotegidos, vestidos de tristeza… Deberán esperar a los primeros brotes que abril regalará, en el ritual embriagador de la vida que brota.
Y en mi pequeño corazón de invierno… ¿cuándo podrá otra vez latir la primavera?

12 opiniones en “Corazón de invierno”

  1. Ese corazón herido encontrará su camino tan pronto la nieve desaparezca. Allá por primavera. Y como los árboles, volverá a florecer y a brotar la vida en él.
    Me encantaron los verso que elejiste. Cuando el corazón es tan grande…
    Un placer haberte leído, y recordar que después del invierno llega la primavera. A no ser…que nos vayamos a Uruguay mañana:))
    Un abrazo fuerte

  2. Mi querida Carmen, no copies por Dios que una “g” o una “j” se nos van a cualquiera (¡Qué listo D. Juan Ramón que decidió escribir todo con “J”!)Lo que no se me va a mí es tu generosidad, tu enorme corazón y tu empatía. Sé que has valorado y comprendido mi pequeño mundo literario como yo lo he hecho con el tuyo, y que sabes que las ventanas que estamos abriendo y la gente estupenda que se entrecruza en nuestro camino nos hará crecer y , entre todos, nos alimentaremos de palabras. Sé que la primavera volverá, como lo hace siempre, pero gracias a ti y a tus palabras ya la he visto sonreír, tímidamente.
    Otro fuerte y sincero abrazo para ti.

  3. Preciosa entrada. EL frío nos pone siempre un tanto melancólicos. Yo procuro abrigarme y que mi corazón crea que aún hace calor fuera, y a veces lo consigo. Pero, ay, no siempre es así por eso la vida es tan apasionante. Tal vez una eterna primavera llegaría a parecernos insoportable…

  4. Seguro que sí. Cuando nos dejamos llevar por el ritmo de las estaciones (por estas bellas “sonatas de primavera, verano, otoño, invierno…”) no podemos sino acabar fundiéndonos con ellas. Pero vivir es esto, y los desafectos, los desengaños y las traiciones son, más allá de las imposturas literarias, el abono
    de esta vida que, como bien dices , es apasionante para los que tenemos corazón…
    Un abrazo.

  5. Y si no pones el corazón en cada cosa que haces, ¿qué pones? ¿Cómo se puede vivir estérilmente? Las heridas no te dejan ver nunca el camino hacia casa, no es la nieve la que borra el camino, pero tenemos que hacer como hacen los árboles en este tiempo, aceptemos que se nos caigan las hojas, preparémonos par aceptar al sol de invierno totalmente desnudos, despojados de todo, nos dará el calor suficiente para renovar nuestra savia.

    Algunos árboles se visten de tristeza, pero no están desprotegidos, quizás quieran que los veamos transparentes, que les veamos sus cicatrices.

    Llegará un día que dirás como dijo Machado :

    La primavera ha venido y nadie sabe como ha sido.

    Nuestras vidas se componen de un poco de drama por aquí y un poco de alegría por allá, siempre se establece esta dualidad, en todas las vidas y tenemos la obligación de vivirla, y tenemos la suerte de poder pensar, y de soñar, incluso despiertos. Golpe a golpe, verso a verso.

    Que no te sobre corazón, no lo pongas debajo del zapato, gástalo, todo, que no te sobre ni un pedazo

    Me gusta tu blog, lo poco que he leído me gusta.

    Un abrazo

    rafa.

  6. Rafa, ¡qué alegría verte por aquí! Tus comentarios en el blog de Kalvellido siempre me gustan mucho. Gracias por tus palabras. Espero que leas más y que te enredes por aquí siempre que quieras porque serás siempre bienvenido. Un abrazo fuerte

  7. Por cierto creo que a ti también te gusta W. Whitman ;¿verdad?.
    Ah! y cuando digo que leas más, me refiero a que leas más cosas de mi blog, porque leyendo tus magníficos comentarios sé que algunas te gustarán especialmente. Otro abrazo.

  8. Si, claro que me gusta Whitman, todo lo que me conmueve me gusta, describe mi pensamiento en muchas de sus palabras, por ejemplo, cuando dice:

    “Para mí, una brizna de hierba no vale menos que la
    tarea diurna de las estrellas”

    o cuando dice:

    Creo que podría volverme a vivir con los animales.
    ¡Son tan plácidos y tan sufridos!
    Me quedo mirándolos días y días sin cansarme.
    No preguntan,
    ni se quejan de su condición;
    no andan despiertos por la noche,
    ni lloran por sus pecados….

    Está definiendo mi manera de ver el mundo, en el cual veo que no hay cosas ni pequeñas ni grandes, sino solamente cosas, o actos, ni grandes ni pequeños, dependiendo del momento, sin importar el tamaño pueden ser las cosas más transcendentales que nos puedan pasar.

    No comulgo con él en algunas de sus palabras:

    “caminando por las antiguas colinas de Judea con el Dios noble y hermoso a mi lado”

    Dios y yo estamos peleados, y él lo nombra con frecuencia, pero no he profundizado mucho en su poesía.

    Y me deja sin aliento según que otras:

    “Me miraste a los ojos, penetrando,
    en lo más profundo de mi alma.
    El cristal azul de tus pupilas,
    me mostraba, mi imagen reflejada.

    Me miraste y pediste temblorosa
    que un te amo, saliera de mis labios,
    pero ellos ya no tienen más palabras
    pues los golpes de la vida los han cerrado.

    Me miraste y tu pelo se erizaba,
    y una gota redonda en tu pupila
    que brotó, de un corazón roto
    y cayó recorriendo tu mejilla.

    Me miraste y tu rostro empapado
    me exigía una palabra, una respuesta,
    y mentí diciéndote te amo
    por ganar de tu cara una sonrisa.”

    Seguiré leyéndote, poco a poco, sorbo a sorbo, sin prisas

    Estuve viviendo 9 meses en la montaña que hay justo arriba de Rosas (puta mili) la que la separa de Cadaqués (el Paní)¿ eras tu la que leías a Whitman en la playa, en el atardecer de un sábado muy caluroso de agosto del 79?

    Otro abrazo

    rafa

  9. La verdad es que fue justamente diez años después, y era agosto y atardecía en aquella playa de Rosas. A mí lo que más me gusta de Whitman es su fuerza, su energía vital, su forma de encarar el mundo, que ya era mucho encarar en el siglo XIX.
    Su concepto panteísta de Dios es parecido al de Machado, aunque le traiciona su educación judeo cristiana a la hora de una visión más amplia de Dios como parte de un todo y en igualdad con el propio hombre ( “todo en tu propio corazón lo tienes” que dirían los modernistas). Bueno un placer disertar contigo. Espero que leas mis cosas de la memoria histórica y que he hecho en colaboración con nuestro amigo Juan en la sección Rescatando la memoria. A ver que te parecen. Un abrazo Rafa

  10. ¡¡Huy!! Por que poco, ¡¡solamente me he equivocado de 10 años!! Jajaja, bueno, la verdad, la verdad más verdadera, es que en aquella época yo no me fijaba en los libros que leían las muchachas en la playa, por entonces tenia prioridades diferentes, jajajaja, pero también relacionadas con esas muchachas, por supuesto.

    Me gustó mucho la presentación que hicisteis conjuntamente con Juan, dibujando la memoria, dejasteis plasmado todo el sentimiento de los que perdieron todo, y dejaste el mensaje de que ya no es posible que nos callen. Gracias por el trabajo, la presentación es preciosa, y dice lo que tiene que decir. Tuviste que pasar muchas horas preparándola.

    A veces hago algunas yo también, pero utilizo el programa del Gates ese y no puedo añadir la música que me gustaría ponerle, así que si quiero que se oiga en el ordenador donde lo envío, también tengo que enviar la música aparte, y es una lata. Pero bueno, soluciones hay, lo que pasa es que los problemas son siempre muchos más.

    Seguiré mirando las otras presentaciones, ya te diré

    Besos

    rafa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.