Mi canción

200495959-0021.jpg

“yo no digo mi canción
sino a quien conmigo va…”

Este verso siempre me ha parecido de los más bellos y enigmáticos de nuestra literatura. Tiene múltiples interpretaciones, pero a mí siempre me gustó aquella de que sólo mostramos lo que en realidad somos, el profundo secreto que todos guardamos, a las personas que caminan junto a nosotros, que nos acompañan, que nos aceptan y nos eligen entre la multitud.
Este año tal vez haya dicho mi canción a demasiada gente sin pararme a pensar en las consecuencias. Ha habido de todo, pero los sinsabores y las decepciones se olvidan y son agua que corre, y no debemos dejar que se estanque. El contrapunto lo ponen todos los que han escuchado mi canción y, sin conocerme, se han sentado a mi lado, se han enredado en mis palabras y me han emocionado con las suyas. Han sido muchos los que han unido su voz a la mía y así hemos tendido manos, hemos cruzado puentes, intercambiado versos, prosas y amigos, y multiplicado los afectos.
Si alguien me preguntara si ha merecido la pena abrir esta ventana al exterior, exponerme, mostrarme, dejar mis flancos al descubierto sintiendo como la daga entra directamente al corazón, sin dudarlo un instante contestaría sí, ha merecido la pena. Y aquí dejo mi canción, a la libre disposición de quien quiera detenerse a escucharla.

18 opiniones en “Mi canción”

  1. Joo!! Marisa que melancolica te pones, me voy a emocionar. No enserio, a sido un placer durante todo este año escucharte y compartir opiniones con tigo, y descubrir cosas nuevas sobre tí, sobre todo… tu amistad. Marisa eres genial, maravillosa y miles de cosas más que si me pongo a decirlas no acabo.
    Muchoss Besos wapa.

  2. Gracias Eusebio. Tu voz ha sido una incondicional voz amiga, y cuento con ella y con tu rincón en el que siempre me siento bien acogida. Un placer que hayas escuchado mi canción.
    Un abrazo.

  3. Vero, mi niña, tu eres otra de mis voces amigas. Ya no te veo como una alumna, sino como otra voz más que escucha la mía y comparte mi mundo. Un abrazo y mil gracias por todo, a ti y a los tuyos…

  4. ¿Sabes? En el funeral de una persona muy querida leí el romance completo. Me has emocionado. Y te admiro, te lo dije cuando te encontré, por ese exponerte, por lo que cuentas y por cómo lo cuentas. Como te decía entonces, otros ni siquiera lo intentamos o, de haberlo hecho, habríamos tirado la toalla. Tus palabras enredan como un abrazo.
    Un beso.

  5. Mi querida Bel, uno de los últimos regalos que me ha ofrecido este exponerme… Tu cálida voz y tu presencia han llegado en momentos de desánimo y me han llenado de alegría. Espero seguir contando con tus palabras y que sigas viniendo a este humilde rincón en el que me expongo cada día. (“que tenemos que hablar de muchas cosas…”)

  6. Pues poco puedo decir, salvo, que tu canción me ha acunado a lo largo de estos meses.

    Meses en los que he esperado a diario tus nuevas “estrofas”, que han calentado mi alma y acariciado mis heridas.

    Espero que pueda seguir contando con tu dulce canción.

    Un beso.

  7. Y qué decirte yo a ti… Otra de mis voces amigas, siempre enredado en mis versos y mis prosas, siempre atento y generoso. Gracias de corazón. Espero que te sigas dejando arrullar por mis palabras y tu cálida presencia siempre forme parte de estos rincones. Un abrazo

  8. Gracias por contarnos entre esos que “contigo van”. Y, en esta cadena de coincidencias que cada vez nos estrecha más, Marisa, te diré que esos versos también los cito a menudo y les doy la misma interpretación que tú. Un abrazo

  9. Gracias amigo y “colega” de versos , prosas y pizarras… Tu voz amiga también va conmigo y espero seguir “haciendo camino” con gente tan estupenda, generosa y sensible omo tú. Un abrazo también para ti.

  10. Tu destino de poeta te marca el camino, el resto eres tú misma:
    “Destino de poeta

    ¿Palabras? Sí, de aire,
    y en el aire perdidas.
    Déjame que me pierda entre palabras,
    déjame ser el aire en unos labios,
    un soplo vagabundo sin contornos
    que el aire desvanece.

    También la luz en sí misma se pierde.”
    Octavio Paz

    Sigue el sendero que no está marcado, los demás sólo queremos verte caminar.

  11. Aunque encuentre puertas cerradas, aunque transite desiertos calcinados, aunque el camino sea hostil, sé que hay voces amigas, y hombros amados, y manos cercanas, y gente maravillosa que me acompaña.

  12. Hola Marisa, tu cancion suena a memoria que algunos quisieron borrar en cunetas, a esas cuatro letras que cantaba Joan Baez que se pronuncian amor, tu cancion suena a existencia, a vida, no dejes de interpretarla.
    Un Saludo de Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.