Versos necesarios

sb10063460w-001.jpgsb10063460w-001.jpg

«Yo vivo en paz con los hombres
y en guerra con mis entrañas»
A. Machado

Hoy reivindico el verso necesario,
el verso que desnuda su retórica,
el verso que no cumple nunca el cómputo,
y se salta las leyes de la lógica.

Cuando el verso desborda su hendidura
y se derrama, libre, por tu cuerpo,
ya nada sabe de la pausa estrófica
y busca la sorpresa de su vuelo.

Ese verso que no admite ataduras
y se resiste a ser clasificado,
tiene un pulso de vida desbordada
y nace del decoro abandonado.

No busca ni laureles ni Academias,
es el grito, es el llanto, es la agonía,
no es el fruto perfecto y cincelado,
es el amor, la muerte, la alegría.

Sin él, quedan sin voz todas las voces…

Y todos los latidos de la tierra
se quedarán callados, escondidos,
siempre en guerra.
Con las manos vacías de esperanzas.
y el corazón herido

Marisa Peña.

Para este nuevo año pido sólo la Paz y la Palabra. Y reivindico el derecho de todos a decir lo que pensamos, a creer en utopías imposibles, a ser filántropos pueriles, o misántropos declarados. A ser amables, aún a riesgo de ser pesados… A reír, a llorar, a hacer incluso el ridículo. A equivocarnos, a pedir perdón, a ser perdonados, y a perdonar, si hace falta (porque ninguna afrenta es en el fondo tan importante, sólo la muerte no tiene solución y, cuando venga, «tendrá tus ojos»).
Reivindico el derecho de todos los seres humanos a ser tratados como tales, y no como ganado, o como basura, o como medio para conseguir un fin.
Y reivindico también la poesía, necesaria palabra en el tiempo, imprescindible para entender el mundo y para entendernos a nosotros mismos. Sin poesía el mundo es más oscuro, más gris, más inabarcable e incomprensible.
Sé que parece fácil sumarse a estas peticiones y subirse al carro de los buenos deseos. Pero es que, yo, lo creo de verdad; y soy de esas personas, ingenuas e idealistas, que piensa que otro mundo es posible, y que, lo importante, es plantar la semilla, aunque no podamos ser nosotros los que recojamos los frutos…
———–
Mientras escribía estos deseos la sangre corría en Gaza, como un río sin cauce y sin orillas, desbordándose…

22 opiniones en “Versos necesarios”

  1. Sí, Marisa, aunque a veces dudemos de ello, las generaciones siguientes recogen ese fruto, quizá a veces pequeño, quizá a veces lleno de espinas. Y sí, estoy tan contenta de que caminemos juntas…
    Un gran abrazo.

  2. La Poesía siempre será necesaria, al contrario de lo que piensan muchos. Y es que la Poesía se halla en todas las cosas, en las nubes, en los pájaros o incluso en esa sonrisa que se dibuja en tus labios por algún motivo inexplicable.

    Yo también me declaro ingenua e idealista, y es que a pesar de todas «las ilusiones sistemáticamente pisoteadas» (como dijo Ángel González) se hace imprescindible creer en algo, y una debe aferrarse a sus sueños tan desesperadamente como a su vida.

    Un abrazo y felices fiestas.

  3. Mientras escribo esto… llueven bombas sobre la franja de Gaza.
    Las noticias hablan ya de más de 200 muertos…
    Una noche llena de horror, fuego y metralla…
    Cuántas vidas serán necesarias? Cuántos más deben morir?
    La bestia se sigue alimentando de sangre… la sangre de los inocentes.
    A esta hora, en este mismo instante otra bomba quizás esté matando niños, ancianos, gente común… como vos o como yo…
    Cómo creer entonces en el ser humano? Cómo?…
    Una y otra vez apelo a lo mejor de cada uno de nosotros y como aquel viejo poeta lanzo un grito desesperado…
    «Es que ya no hay locos?…»
    Sí que los hay. Yo estoy loco y por eso sigo pensando en las utopías, en las viejas banderas, en el compañerismo y en el abrazo fraterno.
    Pretendía simplemente dejar mi saludo para este 2009 que ya está asomando, pero la tristeza pudo más…
    Beso grande…

  4. Yo me sumo a tus ideales, pienso que si todo el mundo pone su granito de arena poco a poco se irán consiguiendo las cosas.
    También pido todo lo que has dicho para el próximo año, que por desgracia el mundo es muy injusto.
    Paz y amor para todos (parezco Hipie, jajaja).
    Besos.

  5. Mi querida Bel, quiero creer, quiero aferrarme a la idea de que la palabra puede cambiar el mundo, de que los que vendrán recogerán el fruto y que siempre, tarde o temprano, la semilla germina.
    Me alegra que quieras seguir caminando, porque tenemos mucho que decir y no es fácil encontrar espíritus afines, así que brindo por ti y por nuestro camino por andar.
    Otro fuerte , inmenso y cálido abrazo para ti…

  6. Así es Marina. No nos podrán quitar el derecho a ser ingenuamente idealistas y a guardar la palabra como un tesoro para entregárselo a las generaciones venideras, como hicieron con nosotros. defendamos nuestros sueños. Un enorme abrazo.

  7. Pues me alegra que recojas ese fruto Vero, poque tú eres muy joven y estás formándote y la juventud debe ser siempre un arco tendido al futuro (y no es que yo sea vieja, ¿eh?) La paz, el amor, la tolerancia, no deben ser valores ridiculizados sino respetados por todos. Un abrazo mi niña.

  8. Querido gato Utópico, es difícil creer en que otro mundo es posible, pero si no lo hacemos entonces sí que habrán vencido…
    La utopía es un derecho, como la alegría en los tiempos del horror. Yo crecí rodeada de viejos luchadores utópicos que creyeron que todo podía cambiar… a veces perdían la esperanza pero retomaban siempre el camino. Un abrazo todo lo fraternal e idealista que se puede en estos tiempos.

  9. Qué dolor. Otra vez.
    Se me viene a la mente una canción de Pablo Milanés que comienza diciendo: «La vida no vale nada…»
    Y es que nos hacen falta muchos poetas, muchos cantantes, muchos artistas, actores, escritores… Muchas voces…
    Como en los años setenta (y antes), cuando la sociedad rompía a gritar por mucho menos que este espanto de hoy.
    Sí, la vida no vale nada.
    En ningún sentido. Ni siquiera la de los cómodos ciudadanos que pasan los fines de semana en el Centro Comercial. Esa, menos aún.
    Qué pena.

    Un beso.
    Codorníu

  10. «Si se calla el cantor calla la vida», recuerdo también esa canción…
    Si permanecemos impasibles ante el dolor, venga de donde venga, entonces nuestra canción no valdrá nada. Siempre vence la barbarie, siempre… Recuerdo también el poema del soldado que siguió muriendo de César Vallejo. No hay nada más triste que nuestra pasividad ante la desesperación ajena.
    Un abrazo.

  11. El primer paso es creer en la utopías por imosibles que parezcan. Luego creer que existen más personas capaces de creer y darles la mano para caminar juntas. Mi primer paso también me parecía imposible y sin embargo tu palabra nos enredó en este camino hacia un mundo mejor. Brindo por ello y por todos los locos que poetas o no, aún tienen corazón.
    Creo que éste es un buen campo para sembrar.
    Un abrazo a todos los que se suman cada día con su palabra, pero sobre todo, con su corazón abierto.
    Feliz 2009

  12. Mi querida Carmen. Esa es la clave, sumar, multiplicar alegrarnos de enlazar y enredar afectos, sintonías y palabras y no cercar, cerrar, dividir o eliminar. El corazón siempre tiene espacio, y ser buena gente no debería ser sinónimo de puerilidad o debilidad o simplicidad, sino de grandeza…Tu tienes esa grandeza, y por eso me congratulo de tenerte cerca. Un abrazo gigante.

  13. Una es más bien shopenhaueriana aunque, también como este filósofo, sé tocar la flauta. La toco ahora, con entusiasmo, con fuerza, sin desafinar lo más mínimo, para unirme a tus deseos.

    Seguiré por aquí, tengo café y muchas ganas de leer.

    Gero arte, neska.

  14. ¡Qué alegría verte por aquí! Ultimamente el filósofo que parece tener razón es Hobbes, pero me resisto a ello. Quiero creer, quiero tener esperanza porque si la perdemos, todo se llenará de fango, y yo ya siento el barro en mis rodillas.Un abrazo fuerte y lee cuanto quieras , es un lujo para mí, y un rgalo.

  15. Bellísimo poema, Marisa.
    Hoy que he vuelto a casa, a poner teles y leer periódicos me ha vuelto a impresionar ese genocidio de Gaza, ese horror que día a día se permite.
    Tremendo, demasiado doloroso.

    M

  16. Marta, me alegra muchísimo que te guste. Cuando terminé de escribir oí la noticia y me quedé allí, en medio del dolor, y con esa sensación de impotencia que nos dejan las guerras y los horrores.
    Un abrazo muy fuerte.

  17. Me he emocionado tanto con tu derecho a la expresión libre de ataduras, a tus palabras volando tan alto, Marisa…a dónde me llegas, y a dónde me vas a parar ?.
    Yo no veo la tele, ya lo sabes, hay tantas cosas que me pierdo, y que me evito…lo que nos tiene que llegar nos llega…y no es sólo Gaza, hay tanto en todas partes…

    Marisa, tu parcela de semillas ya tiene ramitas, las ves ?: son jóvenes promesas, verdes y brillantes brotes que llenan tu mirada…CUÁNTO TE QUIERO HERMANA !!,
    Ah, sí, qué viva esta sensibilidad, sensitividad, bondad que te llena y te desborda en amabilidad y energéticos proyectos.
    Qué viva tu dulzura y tus buenos deseos para estos días de Navidad, y el nuevo año que vamos a estrenar.
    El 3 es Sábado.
    ¡ QUE TE QUIERO, NIÑA !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.