Palabras en el tiempo

Ni mármol duro y eterno,
ni música ni pintura,
sino palabra en el tiempo.”

Antonio Machado

Machado es, sin duda, el primero de los grandes poetas que marcó mi educación sentimental y literaria. Con él descubrí la palabra poética y me empapé de emociones sencillas y profundas, que no hicieron sino enraizarse cada vez más en mi interior.
Mis primeras lecciones de filosofía vinieron de la mano de sus Proverbios y cantares, pensamientos condesados en versos breves y sentenciosos que invitan a la reflexión sobre los grandes temas que preocupan desde siempre al ser humano: la VIDA, la MUERTE, el TIEMPO y el AMOR.
Hacer una selección de sus poemas es casi imposible. Todos resultan insustituibles y necesarios para comprender su evolución poética y su concepto de la poesía como “honda palpitación del espíritu”, como ”palabra en el tiempo”. No podría decantarme por un poema de Machado, porque cada uno guarda un hermoso tesoro de palabras, un latido que espera ser sentido, una voz auténtica que espera ser escuchada, un secreto profundo que espera ser revelado, un sentimiento íntimo que espera ser reconocido.
Sigamos leyendo a este poeta sincero, directo y necesario, que a través de su palabra nos engrandece, nos enriquece y nos vuelve más humanos.

16 opiniones en “Palabras en el tiempo”

  1. Machado consigue el milagro de lo aparentemente simple. Cuánto trabajo debió de haber tras esa “facilidad”. Aunque su persona me conmueve tanto o más que su poesía, él que se fue como había prometido, desnudo, como los hijos del mar. Hace unos años tuve la oportunidad de visitarlo en Colliure. Conmovedor también.
    Un abrazo muy fuerte y gracias, querida Marisa.

  2. Eso es exactamente Bel:el milagro de lo aparentemente simple. La sencillez de lo verdaderamente auténtico, lo que no necesita de falsos artificios porque llega directamente al corazón. Gracias por estar aquí conmigo Bel, sabes cuánto lo valoro. Un enorme abrazo que llegue hasta tus orillas.

  3. Hola Marisa, yo soy mas de Miguel Hernandez, pero D.Antonio, al que calificaria de poeta etico, es sin duda alguna el poeta de los poetas del estado español. Existen todavias pueblos, con macabros nombres como General Yagüe en su callejero y sin placa al poeta de moral, triste España de Frascuelo y de maria. Su obra desde un patio de Sevilla, la castilla de polvo o las pistolas de Lister, es amplia y bella, sin duda un corazon de alto valor, con un epitafio de exilio.
    Un Abrazo.

  4. Yo no podría elegir…Fue maestro de maestros, de su legado se enriquecieron todos y nos seguiremos enriqueciendo. Hay en D. Antonio coplas y sonetos, romances y proverbios, claras aguas y oscuras ciénagas, crítica mordaz y nostalgia infinita. Su intimismo profundo, su hondura poética y humana van a la par de su compromiso y su filantropía. Yo reivindico su versop puro y auténtico en estos tiempos de “tenores huecos que cantan a la luna” mientras los niños se desangran, y de “pedantones al paño” y de “mala gente que camina y va apestando la tierra”.
    Murió como profetizö: lejos del hogar cubierto por el polvo de un país vecino…En fin.
    Un abrazo Edu y gracias por compartir.

  5. Me encanta que compartas estas cosas con nosotros. Nunca está de más releer a los genios que te gustan. Los que no conocía con profundidad son grandísimos redescubrimientos. Gracias. Un beso

  6. Gracias Luis, por venir a compartir este pequeño homenaje a nuestro POETA, a ese hombre bueno (en el buen sentido de la palabra…) al que tanto le debe la poesía española. Claro que le mandamos un fuerte abrazo, tan grande y sentido como el que yo te mando a ti.

  7. Tú queridísimo Antonio Machado. Yo conozco algo de el (muy poco para ser exacta), pero la verdad es que estoy deseando darlo contigo en clase, con en eltusiasmo que pones cuando explicas literatura.
    Bss 😀

  8. Ay, don Antonio… cuántos recuerdos…

    Empecé a leerle de la mano de un profe de apellido Tamayo en el instituto San Isidro, en Madrid. Corría el año 69. Luego, más adelante, vino nuestro Serrat y me lo metió hasta dentro. Tampoco olvidaré nunca al librero entre libreros: el de la librería Antonio Machado. Ni el día que salí de allí con un libro que recién acababan de editar: “Sí, soy Guiomar”, y que me leí de un tirón hasta que se me cerraron los ojos esa noche.

    Ay, don Antonio.

    Un beso, Marisa.

  9. Ay don Antonio…Creo que sin su poesía, y lo digo sin impostación, yo no sería quien soy. Memoricé sus versos siendo niña, y desde entonces siempre me acompañan. Lo he compartido con mi abuela, con mi padre, con mis hijos y cada año con mis alumnos. Creo que cada vez lo admiro más y descubro nuevas emociones y evocaciones.
    Un beso amigo mío.

  10. Hola…Disculpa por el espacio que ocupare , solo quiero pasar a dejarte la direccion de un nuevo blog , que hablara acerca de toda nuestra rutina diaria , desde actualidad , criticas de arte ,cine , hasta lo que le sucede a la vecina por vivir en una poblacion donde se esucha todo ! un beso adios.

    caidosdecabeza.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.