«De amicitia»

6423-0004819-copia.jpg
Ver presentación

¿Quién no ha escuchado alguna vez en su vida la famosa frase «sólo podemos ser amigos”?¿Y la no menos famosa “no podemos ser sólo amigos”? Sólo amigos… ¿Y qué más se puede ser? ¿Es que a caso hay algo más profundo, hermoso, gratificante y enriquecedor que la amistad? Al cabo todo es amistad, y la amistad no es sino amor. Nos da miedo decir amor, amar, sentirnos amados. El deseo es otra cosa: abrasa nuestra piel, nos conduce a la gloria de los sentidos.

No decía palabras,
acercaba tan sólo un cuerpo interrogante
porque ignoraba que el deseo es una pregunta
cuya respuesta no existe,
una hoja cuya rama no existe,
un mundo cuyo cielo no existe.

La angustia se abre paso entre los huesos,
remonta por las venas
hasta abrirse en la piel,
surtidores de sueño
hechos carne en interrogación vuelta a las nubes.

Un roce al paso,
una mirada fugaz entre las sombras,
bastan para que el cuerpo se abra en dos,
ávido de recibir en sí mismo
otro cuerpo que sueñe;
mitad y mitad, sueño y sueño, carne y carne,
iguales en figura, iguales en amor, iguales en deseo.

Aunque sólo sea una esperanza,
porque el deseo es una pregunta cuya respuesta nadie sabe.

Cernuda

Como decía Cernuda “el deseo es una pregunta», pero el amor es siempre una respuesta.
Muchos son los autores que han reflexionado o teorizado sobre la amistad, y muchos serán los que continúen haciéndolo. Porque estamos aquí, abandonados en el mundo, desnudos, frágiles, hambrientos de amor. Y el amor que nos dan los amigos nos es tan necesario como el aire que respiramos. El verdadero amor no nos divide: nos multiplica, nos expande y , como en una hermosa telaraña, vamos tejiendo redes que nos entrelazan unos a otros, para siempre…
Gracias a vosotros, mis amigos: los que fuisteis; los que sois; los que serán un día.

3 opiniones en “«De amicitia»”

  1. Amigos como lujo, como lo más preciado y desconocido porque al fin…a quién conocemos sino a nosotros mismos…y al final…nuestros amigos como espejos donde mirarnos y reconocernos, entre recuerdos y realidades, presente pasado y futuro…
    TE QUIERO INFINITO, AMIGA, con este amor que siento incondicional, grande, que viene de lejos, como HERMANA, con la comprensión en el ALMA y la compañía en la ausencia.

    Besos y abrazos y qué bien que estés aquí también !!!!!!

  2. Tú bien sabes que nuestra amistad incondicional viene de muy lejos… Nos reconocimos , y desde entonces siempre hemos sabido que estábamos ahí. Gracias por tus palabras y tu infinito amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.