Juguetes rotos

infancia.jpg

Entre los escombros donde ha muerto un niño hay siempre un juguete roto. Como restos de una infancia arrebatada, entre el polvo, la piedra y la sangre, vislumbramos un peluche hecho jirones, o la cabeza despedazada de una muñeca, o las ruedas de un coche de carreras. Recuerdo a Pessoa en su Libro del desasosiego : “No hay imperio que valga el que por él se rompa la muñeca de una niña…No hay ideal que merezca el sacrificio de un tren de hojalata.” ¿Hasta cuando seguirá la humanidad “civilizada” sacrificando niños y juguetes?

2 opiniones en “Juguetes rotos”

  1. Qué preciosas palabras. Yo soy de los que piensan, con aquel lugar común, que la única patria de un hombre es su infancia. Aunque a veces, cuando nos ponemos un poco cínicos (tal vez por autodefensa) tendemos a pensar que la infancia es una mitología. Pero no. Me uno a Saint Exupery: recordar a ese niño que también somos nosotros y aún nos mira, como preguntándonos algo, desde el papel de las fotos viejas. Un abrazo.

  2. Es cierto. Si todos hiciéramos más caso al niño que llevamos dentro el mundo sería un lugar menos inhóspito. Arrinconamos al niño interior porque sabe cosas que nosotros hemos olvidado. Y así nos va.¡Y así le va al mundo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.