Tardes de otoño

Las tardes del otoño
se esconden en los huecos del olvido.

Las tardes del otoño
se refugian en las rendijas de la melancolía.

Las tardes del otoño
saben que llueve a besos en los parques.

Las tardes del otoño
se resguardan del viento en los portales.

Las tardes del otoño
arrastran su nostalgia de hojas secas.

Las tardes del otoño
se engalanan, vestidas de tristeza.

Las tardes del otoño,
algunas veces,
nos regalan presagios y promesas.

24 opiniones en “Tardes de otoño”

  1. Vaya, es un bonito poema triste, menos mal que he ido hacia atrás, y me he consolado con ese homenaje a los imprescindibles, cuya memoria siempre me reconforta. Su valor y su determinación son siempre un aliento.
    Pero …

  2. Ayer no fue una tarde de otoño más, estuve en compañía de buena gente que tú también conoces, Kalvellido y Armando, en la exposición de Pazlestina. Y entre otras muchísimas cosas, hablamos también de ti, Marisa (muy bien, claro).
    Un fuerte abrazo.

  3. En las tardes de otoño salía a navegar Miño abajo. A veces, con nubes bajas, y por estas fechas, dejaba que una mano inventara una estela de espuma por un costado de la barca marinera al recibir el agua salada de la desembocadura. Buscaba el sonido de una fuente en La Alhambra. Pero estaba en Pontevedra.

    Tus tardes de otoño me han llevado allí con los ojos cerrados.

    Un beso, amiga.

  4. ¿Alguna vez as estado una tarde de otoño en el campo?? Es precioso ver los arboles cn sus coloridos. El otoño es una fecha ideal para ir a la montaña.
    Muy bonito poema.
    Espero k todo t vaya muy bn, bss.

  5. Empieza el Otoño y con él las nostalgias, sobre todo para aquellos que ya pasamos la Primavera y nos vamos acercando indefectiblemente al Invierno de la vida.
    Me encantó conocerte.
    Un beso.

  6. María el otoño me pone algo triste pero conjuro mis penas con la poesía y sigo sonriendo a la vida.me alegra que hayas leído ese artículo. Es importante para mí.Un besazo, guapa

  7. El otoño es mi estación preferida, Marisa. Y los poemas de otoño y de invierno me llegan hondo cuando son buenos como el tuyo. Me quedo con los portales que resguardan del viento y, por su originalidad, con la lluvia a besos, que me ha recordado a Verlaine y su lluvia de llanto en el corazón.

    Un beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.