“Vanitas , vanitatis…” (pequeños logros)

imagen1.jpg

Aunque hablar de nosotros mismos y nuestros pequeños logros y proyectos es algo que no deja de darme cierto pudor, por lo que tiene de alimento de nuestra siempre hambrienta vanidad, no puedo por menos que alegrarme y hacerme eco de dos noticias, casi tres, que me esperaban en el recibidor de este nuevo año: la participación en Crepusculario (página en la que el poeta Fernando Sarría dedica una semana a la obra poética de un poeta de su elección) durante la semana que ahora entra; la creación del grupo poético Endecasílabo,, del que tengo la suerte de formar parte junto con diez escritores más, y la publicación de la antología poética que lleva su nombre, que verá la luz en marzo.
Sé que lo que en realidad importa es seguir trabajando por y para la poesía, ser honesto y no tenerle miedo a nuestra propia voz, eso y saber dar al César lo que es del César. Por eso estoy inmensamente agradecida a aquéllos que creen que mi poesía merece ser leída o escuchada. Gracias “ex corde” a Fernando Sarría y a Fernando Sabido por contar conmigo, por reconocerme; y gracias a los que sé que venís a leer y, de una forma o de otra, me ayudáis a continuar.
Así que alzo mi copa y brindo, porque la vida a veces nos desborda y otras nos mantiene en dique seco, y no sabemos nunca cuando podremos volver a brindar.

7 opiniones en ““Vanitas , vanitatis…” (pequeños logros)”

  1. ¡Enhorabuena, Marisa! Aunque suena muy poco poético, esta gasolina hace falta para seguir adelante, para renovar la ilusión. Estaré al tanto de todas las estupendas novedades que citas.

    Un abrazo fuerte.

  2. Mis queridos amigos: ha sido muy gratificante para mí la oportunidad que me han dado tanto Fernando Sarría en Crepusculario (donde me ha parecido mentira ver mi nombre al lado de poetas de los buenos, buenos…)como Fernando Sabido en esta primera antología. Hay muchos proyectos (musicar mis poemas, presentar el grupo, llevar a buen puerto una revista…) No sé si saldrán pero gestarlos es tan fantástico…la verdadera felicidad es la antesala de la felicidad, pues eso.
    Gracias por estar aquí.

  3. Se puede brindar cada día, incluso desde el dique seco, desde la tristeza. Brindo por ti y tu poesía.

    “Vanitas, vanitatis…..” la vanidad a la hoguera, vamos, vamos, elimina ese estado dañino de tu mente, estate contenta de participar en todos los proyectos en los que se te requiera, date toda en pos de la poesía, y no dejes que tu voz deje nunca de ser natural, con la vanidad bailando en torno a nosotros no somos sino míseros consortes del aburrimiento de las frases hechas.

    Decía uno de los genios románticos de la música, Franz Liszt:

    “Yo no vivo para mí mismo, sino que me hago parte de todo lo que me rodea”

    Él ya había dejado a un lado la vanidad, y vivía naturalmente, sin artificios, dedicándose a dejar para nosotros su maravillosa música.

    Y al césar no hay que darle lo suyo, puesto que no lo es, todo lo que posee el césar ha sido robado, y tiene manchas de sangre mires por donde lo mires.

    La poesía no entiende de vanidades, y la tuya no la contempla, si fuera de otro modo yo no te leería.

    Gracias a ti

    Vuelvo a brindar, y vuelvo a brindar porque no haya cesares nunca más, y porque tu poesía siga alegrándome, o entristeciéndome, da igual, que me emocione siempre.

    Un abrazo

  4. Ay Rafa…que ya sabes que yo tampoco soy de emperadores ni de reyes;)Pero la frase me venía a mano para agradecer a mis amigos que me hayan tenido en cuenta, porque sin personas que nos abran las puertas, que nos acojan y nos hagan sentir como en casa, no es fácil seguir.
    Gracias por tus palabras, por leerme, por valorar mi palabra, por estar aquí.
    Otro abrazo muy grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.