Dubitare humanum est

Tener dudas es humano, tener sueños, aunque sean racionalmente imposibles, también lo es.

Las dudas nos conducen a un desierto por el que no es sencillo caminar, en cambio los sueños nos elevan a un falso Nirvana, a un cielo inalcanzable e imposible donde, a veces, uno desearía quedarse para siempre.

La duda es más fuerte que los sueños y que la autoconfianza. Se viste con los harapos de nuestros miedos y nos paraliza, bebiéndose nuestro ánimo en tazas pequeñas y a sorbos decisivos. Se empeña en retenernos, en que no caminemos, en que no confiemos en nuestras posibilidades. Cuando la duda viene a visitarnos, nunca lo hace sola. A su lado trae compañeros de viaje como la decepción, el desengaño o la desidia. Y resulta muy dulce abandonarse, no hacer, dejarse llevar y que nada importe demasiado.

 No hay sitio  para los sueños en el yermo desierto de la duda, así que los dejo alejarse y me abandono …

18 opiniones en “Dubitare humanum est”

  1. A veces la vida nos pide un pequeño descanso, que dejemos pasar los sueños, pero no porque los hayamos de abandonar para siempre, sino porque sostener un sueño requiere mucho esfuerzo y es preciso cobrar fuerzas de vez en cuando. Habrá un ímpetu nuevo dentro de poco. Un abrazo, querida amiga.

  2. Y si hay algo que nos duele a los que te queremos es saber que los que han sembrado la duda en ti nunca lo sabrán, porque eres demasiado noble, demasiado buena para permitir que ciertas cosas salgan a la luz y que las miserias y las malas artes sean denunciadas. Dudas porque no eres prepotente y porque no has tenido, como otros, mecenas o mentores que te hayan abierto puertas y allanado caminos. Una vez dudaste y nos privaste de tu talento y tu palabra casi diez años.No vuelvas a dudar. Vienes de una estirpe de soñadores que no vieron su sueño cumplido pero siguieron empujando para que se cumpliese. Como muy bien te dice isabel es muy duro sostener un sueño, y más aún si no te lo ponen fácil, si el silencio es la respuesta. Duda pero no te abandones, ya lo hiciste una vez…

  3. Pero también la duda, con su penumbra, nos deja ver mejor que la luz absoluta, que la oscuridad absoluta. Nos ayuda a aprender si no tenemos prisa en escapar de la inseguridad. Dudar está bien, Marisa, pero siempre hay que acordarse de esas palabras de «San»Agustín, que ,pese a ser de un santo, son certeras: en caso de duda no hacer mudanza.
    Así que no puede una abandonar ,debe seguir el camino hasta que llegue a un nuevo lugar de claridad. No vale la duda como excusa.

    Un beso

  4. Muchas gracias a las tres:Isabel, Blanca , María.Tres mujeres estupendas que tengo la suerte de conocer y de que me lean. Cuando todo es silencio la duda anida.Sólo los agraciados, los tocados por la mano de la buena fortuna, se permiten no dudar.Pero como bien dice María, la duda no es excusa y debemos seguir.Y es verdad Isabel, sostener un sueño requiere mucho esfuerzo y sostenerlo contracorriente, mucho más.
    Y sí Blanca, no he tenido mecenas pero sí excelentes amigos que , en un momento dado, han sido lo suficientemente genorosos de reconocer mi trabajo sin esperar nada a cambio, gracias desde aquí, de corazón a todos los que me habéis mencionado, enlazado o propuesto algún proyecto.
    Habrá quien considere que esto sólo es una necedad.seguramente lo sea…
    Un besazo a las tres de ésta que duda, piensa, sueña, se desanima, vive.

  5. Hola! Veo que sigues a Silvio y que tienes alguna frase de Galeano, también reivindicas la justicia y no me ha dado tiempo a mirar más pero lo haré porque comparto esas tres cosas totalmente.
    En cuanto a las dudas mi hermano dice: Ante la duda, abstente.
    Y mi hermana: Ante la duda, la más cojonuda.
    Yo de joven era más valiente y ahora tengo 33 y me tiro a la piscina sólo si está llena, como buena tauro soy lenta para las decisiones.
    Me alegro mucho de dar con este sitio, creo que las dos reivindicamos lo mismo, yo apelando a la historia y tú a través de tu poesía, una mezcla estupenda!
    Un beso y hasta pronto
    Un beso

  6. ¡Si supieras cómo te comprendo! Tu texto describe sensaciones y estados de ánimo que me son muy familiares… y no mirando afuera sino hacia adentro… ahí está la duda y algún (muchos) sueño formando parte de mis tuétanos…

    Pero las dudas nos hacen fijar la mirada, examinar al detalle y llegar a conclusiones que habremos de administrar; y los sueños nos ayudan a dar otro paso hacia lo que queremos ser y hacia lo que queremos conseguir… supongo… pues últimamente el desánimo me puede y las dudas me tienen sitiado… pero tengo pensado seguir andando a pesar de lo que pesa y… ¡a ver qué pasa!

    Un abrazote grande.

  7. Hola Marisa creo que no puedo comentar en tu blog…
    Ya lo intenté el otro día y nada, en fin, si te llegara este comentario quiero decirte que me gusta esa entrada sobre la duda y que yo dudo mucho y de casi todo, salvo cuatro cositas que tengo claras, un beso!

  8. ¿Y quién está libre de ella? Si hubiésemos encontrado un sistema para eliminar la duda, habríamos hallado la solución para conocer la verdad verdadera, pero ni Descartes, con toda su sabiduría filosófica, llegó a resolver tal problema.
    Admitamos nuestras dudas con una sonrisa en los labios y dejemos volar los sueños con grandes alas para que alcancen altas cotas.

  9. Las dudas nos hacen humanos, aunque cuando una persona busca sus sueños no debe mirar a sus pies para ver donde puede tropezar sino que debe dirigir su mirada al horizonte para dibujar la senda que quiere seguir.
    «Para mí la tarea del hombre debe ser doble: por una parte, la persecución de una trayectoria consistente en hacerse lo que se es, y por otra, frente a lo imprevisible, adoptar una actitud digna de un ser humano. Pero no es que sean dos objetivos diferentes, pues sólo haciéndose se gana dignidad, y sólo dignamente tiene sentido hacerse» José Luis Sampedro

  10. Querida Marisa: Yo, que he escrito sobre la duda y sobre la certeza, y te leo ahora, no me queda más remedio que estar de acuerdo con esa duda donde los sueños crecen en tierra yerma, donde todos sus compañeros nos recuerdan lo triste que es comprobarlo. Y entonces…Entonces, una encuentra gente como tú, para soñar en tierra firme.
    Te echo de menos.
    Besos amiga.

  11. Sí que es humano, muy a menudo me siento acompañada por ella, de una mano la duda y de la otra el miedo, malas compañias… tendré que cambiarlas por sueños de esperanza.
    Besos, Marisa.

  12. «Una verdadera radiografía. El costado menos transitado de la Duda y su capacidad inmovilizadora.

    Querida y profunda Escritora y Amiga: Muchas Gracias!

    Un abrazo ENORME!!!»
    Susana

    —–
    Ya lo transcribí.Gracias guapetona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.