Los amantes

Llueve a los últimos besos del amanecer.
Dos cuerpos paralelos, en la blanca soledad del lecho,
abandonan la quietud.

El abrazo es la ofrenda en las noches insomnes.
Las promesas se enredan: abrazos, bocas, sombras…
Amantes fugitivos, sepultados, heridos por los rayos de la luz.

Alborada de lluvia, repetida caricia de tu nombre en los labios.
Humo en la madrugada, cuerpos deshabitados, besos errantes.
Amanecer en ti…

A Ramón, por tanto amor.

2 opiniones en “Los amantes”

  1. «Arránqueme, señora, las ropas y las dudas. Desnúdeme, desdúdeme.»
    Eduardo Galeano, El libro de los abrazos.
    Gracias, por tanto amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.